Biomagnetismo

Par chico 01Gracias a una investigación de varios años, el Dr. Goiz descubrió que los patógenos (virus, Hongos, Bacterias, Parásitos), cuando vencen la barrera inmunológica normal del cuerpo humano, se posicionan en puntos específicos del cuerpo, produciendo un ligero desequilibrio de esos puntos, alejándolos del Nivel de Equilibrio Normal (NEN) que es cercano al pH neutro.

En el punto donde se posiciona un virus, se produce un ambiente ácido y donde se ubica una bacteria, el ambiente se torna alcalino.
Lo notable del descubrimiento del Dr. Goiz es que ambos, Virus y Bacterias establecen una comunicación sincronizada a distancia, en forma de ondas biomagnéticas, conocida como bioresonancia magnética, lo que permite la retroalimentación energética entre dichos microorganismos, potenciando su virulencia y capacidad de resistencia frente a los anticuerpos del sistema inmunológico.

Estos puntos que se encuentran en bioresonancia, son específicos a cada patógeno y corresponden al llamado Par Biomagnético. Los puntos Ácido y Alcalino en resonancia pueden ubicarse muy cercanos o muy alejados entre sí. Mediante un test de respuesta muscular, es posible detectar dónde se encuentran los puntos alterados que forman el Par Biomagnético asociado a la dolencia del paciente.

Colocando un imán de polaridad similar en cada punto del Par Biomagnético, en pocos minutos se logra el efecto de anulación de la actividad de ciertos microorganismos y se corrige la alteración del pH. Esto desequilibra la condición de vida de estos microorganismos, que pierden su sustento energético.

En el caso de los virus, se destruye su carga patógena de ADN, y en las bacterias, el cambio del pH obstaculiza su reproducción y se debilitan frente al sistema inmunológico. A lo anterior se añade un efecto de cortocircuito en la estructura biomagnética de estos microorganismos, que al ser eliminados permiten substanciales mejorías de las dolencias asociadas.

Se tiene amplio conocimiento y desde mucho tiempo que los organismos superiores pueden ser portadores asintomáticos de microorganismos patógenos, al parecer estos microorganismos se "esconden" preferentemente en las mucosas de los sistemas respiratorio y digestivo. En realidad lo hacen en los pares biomagnéticos y, por ello, el biomagnetismo médico es también un procedimiento preventivo de la salud, al detectar oportunamente la patología, aún antes de su manifestación sintomática.
A un nivel general, es conveniente visualizar el estado de salud de los órganos como un equilibrio ideal entre sus cargas iónicas negativas y positivas. El cuerpo humano se mantiene en salud siempre que su pH se encuentre en un rango neutro (pH entre 6,7 y 7,3).

La alteración de la salud se produce cuando se establece una distorsión o desequilibrio entre las cargas positivas o negativas que puede abarcar órganos completos. El biomagnetismo puede corregir estas distorsiones empujando el exceso de cargas negativas con el polo negativo del imán, las cuales son neutralizadas por el exceso de cargas positivas empujadas por el polo positivo del magneto, hasta alcanzar el punto de equilibrio saludable para el cuerpo humano.
Por esta razón, el biomagnetismo puede también corregir disfunciones y alteraciones metabólicas en el organismo originadas por estos desequilibrios ácido-básicos.
Con la metodología del Biomagnetismo Médico, al proporcionar un mapa exacto de los pares de puntos en el cuerpo, el Dr. Goiz no deja posibilidad de especulación con la posible ubicación del magneto. Además, los exámenes de laboratorio han corroborado la presencia de los microorganismos que él ha asociado con los distintos pares biomagnéticos. Este conocimiento y el eficiente método de sondeo permiten el insólito hecho de poder reconocer, en una primera sesión, enfermedades que sólo la persona afectada sabía que tenía por medio de exámenes previos.

Qué es posible tratar con el Biomagnetismo Médico

terapia2Con el Biomagnetismo Médico se pueden tratar enfermedades de origen patogénico, provocadas por Virus, Bacterias, Hongos o Parásitos. También es posible corregir algunas disfunciones glandulares.

El tratamiento con imanes, al ser un procedimiento externo, esencialmente no invasivo, no produce efectos colaterales o adversos, sin embargo sus limitaciones son aquellas enfermedades en que se haya producido un daño estructural irreversible, y en que las posibilidades de regeneración estén disminuidas por la edad, por cirugías o por acumulación de efectos secundarios de medicamentos durante un largo período de tiempo.

Duración del tratamiento

terapia3La frecuencia de las sesiones y la duración de un tratamiento biomagnético, dependerá de diversos factores como el tipo de dolencia, daños estructurales ya presentes, la edad de la persona afectada, su carga tóxica total derivada de medicamentos, desechos metabólicos de sus microbios y alimentación inadecuada, su estado emocional congruente con su estado inmunológico, su predisposición o resistencia subconsciente a sanarse, etc.

Todos estos factores determinan que ninguna persona reaccione igual ante determinados gérmenes patológicos, y se complica aún más el diagnóstico alopático cuando se combinan distintos tipos de ellos. Lo que es subsanado con el Biomagnetismo Médico, dado que esta técnica, al revisar todos los puntos donde podrían haber patógenos presentes o latentes, se puede localizar el origen mismo de la afección, produciendo el equilibrio de las cargas alteradas y por lo tanto ofreciendo la oportunidad de ir recuperando la salud desde el primer día de aplicación.

En términos generales, se ha verificado que lo óptimo para una total recuperación, es una secuencia inicial de tres sesiones de biomagnetismo, separadas por una semana aproximadamente. Dependiendo de la evolución posterior, se podría requerir de un control al mes. Sin embargo, la persona ya comienza a notar cambios positivos en su salud desde la primera o segunda sesión. Para casos crónicos, puede requerirse un promedio de cuatro o cinco tratamientos, pero el número real en definitiva lo determinará la forma en que reaccione cada persona tratada.